La familia, ayer y ahora




Hace unos días fue el día de la familia y muchas veces me cuestiono si las familias de ahora son como las de antes y obviamente no...
Recuerdo de pequeña ver la unión de la familia en casa, comiendo todos juntos, viendo series y programas divertidos como el 1,2,3 o Médico de Familia o Farmacia de Guardia o Cosas de Casa (donde casualmente se retrataba la vida en familia), acudiendo a reuniones familiares... pero en mi caso, igual que en el de muchas familias, todo eso ya se acabó.







¿Quién no conoce a alguien que esté divorciado o que no se hable con algún miembro de su familia? Antes, esto raramente ocurría....

Raramente la familia  come juntos, porque los padres comen fuera por los trabajos y los niños en el cole o con los abuelos, o si comen juntos se está más pendiente del móvil o la tablet, ya no se comparte tanto tiempo viendo programas entretenidos en la TV, haciendo excursiones ... y como consecuencia la famila cada vez está menos unida y el número de divorcios sube cada día. Comen cosas diferentes y quieren cosas diferentes.
En la TV, también podemos ver cómo los valores han cambiado y no podemos encontrar casi ninguna serie donde se refleje alguna vida familiar. Eso sí, series y películas de crimenes, violencia y odio podemos encontrarlas fácilmente al encender la TV. Eso es lo que están transmitiendo a la sociedad y todo está cambiando hacia una perspectiva más negativa.
Empecemos a cuidar nuestra familia, para cuidar nuestra nación y nuestro Planeta!!



Croquetas de guisantes

El otro día os presentábamos cómo hacer hamburguesas de azukis y casi siguiendo los mismos pasos podemos hacer croquetas, esta vez de guistantes.
Se pueden hacer con guisantes frescos o con guisantes secos, que tardan una media hora en cocerse.
Yo siempre cuezo de más para luego hacer croquetas o crema.


INGREDIENTES:
- Guisantes (1 vaso ya cocidos)
- 1 cebolla
- Harina
- Sal marina

Freímos la cebolla cortada en trozos pequeños,  con aceite y un poco de sal y reservamos. Por otro lado, trituramos los guisantes y los mezclamos con la cebolla frita. Con la ayuda de una cuchara, vamos haciendo la forma de las croquetas. Si vemos que a  la masa le falta consistencia le podemos añadir un poco de harina integral.
Luego las vamos rebozando en harina blanca de trigo y las freímos.
Salen unas croquetas muy suaves y deliciosas!!


Podemos añadirle alguna verdura más que queramos o utilizar otra legumbre que tengamos ya cocinada.